Preloader

 

Como lo hacemos

Misión

Prestar atención personalizada y de calidad con una visión integral de las personas residentes fomentando sus derechos, su participación y el de sus familias en el normal funcionamiento de la residencia, como elemento básico para la consecución de los objetivos.
Apostamos por la satisfacción y el desarrollo profesional de las personas de la organización como factor clave de eficacia, enmarcado en un sistema de gestión inspirado en la calidad total y en la mejora continua.

Visión

Aspiramos a ser referente de atención personalizada continua y excelente a lo largo de todo el proceso residencial. Nuestro reto es ofrecer al usuario, desde su ingreso, una inmediata atención a sus demandas y necesidades para que el proceso de adaptación sea espontáneo y natural. Para la residencia jado, son de especial importancia los siguientes principios:

  • Respeto en las relaciones interpersonales, a la intimidad y dignidad de la persona.
  • Intervención integral que abarque todas las dimensiones de la persona: física, mental, emocional, social y espiritual.
  • Calidad humana para que los cuidados que se ofrezcan transmitan humanidad y humanicen la asistencia.
  • Profesionalidad por parte de todos los trabajadores del centro con miras a una mejora continua a través de un permanente desarrollo de sus habilidades y conocimientos, fomentando nuevos cuidados y estableciendo procesos de gestión mediante un sistema de evaluaciones de calidad.

Objetivos

Prestación de cuidados orientados a cubrir las necesidades básicas de la vida diaria que no pueden realizar los pacientes por sí mismos con el objeto de fomentar su autonomía para que puedan llevar a cabo el máximo de actividades de autocuidado, retrasando, si es posible, la evolución de la enfermedad y mejorando su autoestima y dignidad.

Potenciar las buenas relaciones interpersonales de los usuarios incluyendo a la familia, a las amistades y al personal de la residencia.

Proporcionar una estancia agradable a nuestros residentes, ofreciéndoles ante todo un trato personalizado, el cual incluye la amabilidad, el respeto, la dignidad, el cariño y la privacidad, favoreciendo la convivencia entre todos y en entorno seguro, siempre atendido por un personal altamente cualificado y profesional, animando a todos a la participación en las terapias ocupacionales, en los distintos talleres, en las fiestas y celebraciones de la residencia.

Preservar las relaciones familiares, por lo cual, desde el ingreso del residente se promueven y facilitan. Además, el centro mantiene una permanente comunicación con los familiares informándoles sobre el estado, los progresos y las incidencias, para lo cual se realizan entrevistas personales con el médico, psicólogo y dirección.